Dormir Mejor Nos Ayuda A Vernos Más Bellas

Poder dar el mayor rendimiento durante el día depende en gran medida de que nuestro descanso sea el adecuado, gracias a una buena noche de descanso. El estrés, el ruido, un mal colchón o una cena excesivamente pesada pueden robarnos nuestras horas de sueño, y estas pueden verse reflejadas en nuestro rostro al día siguiente. Está demostrado científicamente que un buen descanso se refleja en una mejor apariencia, por esta razón, presentamos ocho consejos que pueden ayudarnos a dormir mejor.
1.- Lo primero que se necesita es una buena superficie. Si su colchón le incomoda, da vueltas sin encontrar la postura adecuada o amanece con dolor de espalda, tal vez sea hora de cambiarlo. Al elegir un colchon, acuéstese en él y asegúrese de que soporta bien su peso sin deformarse.

2.- Procure dormir a oscuras. Cuando hay menos luz, nuestro cerebro segrega una mayor cantidad de serotonina.

3.- Esta hormona facilita el relajamiento necesario para conciliar el sueño y su producción disminuye cuando hay fuentes de luz cercanas, especialmente cuando dormimos. El uso de aparatos eléctricos como la televisión y la computadora antes de dormir también afecta nuestro descanso. Además, la presencia de aparatos eléctricos en la habitación también puede afectarnos. Si le es posible, desconéctelos antes de dormir.

4.- Procure cenar al menos una hora y media antes de acostarse. Eso le dará tiempo a su organismo para hacer la digestión y no lo hará trabajar cuando debería estar disminuyendo sus funciones. Por otro lado, tampoco es bueno acostarse con hambre, ya que el estómago segrega ácidos que pueden provocarle acidez y un mal sueño, además de problemas gástricos en el largo plazo.

5.- Tampoco es recomendable hacer ejercicio unas dos horas antes de dormir. El ejercicio nos hace producir adrenalina y endorfina, dos hormonas que aceleran nuestro sistema y nos impiden descansar adecuadamente. En cambio, los ejercicios de relajación pueden ayudar a deshacerse de las tensiones acumuladas durante el día.

6.- No duerma demasiado. Si bien es cierto que se necesitan unas buenas horas de descanso, dormir de más puede hacer que se sienta pesado al despertar. Entre seis y siete horas de sueño son lo más recomendable, si bien cada organismo es diferente.

7.- Mantenga su colchón en buenas condiciones. Aspírelo cada dos semanas y dele la vuelta al menos cuatro veces por año. También cuide de la base o box spring, pues esto puede afectar el desempeño del colchón.

8.- Disminuya su consumo de té, café y refresco, especialmente por la noche, pues eso altera el sistema nervioso y le impide relajarse y conciliar el sueño.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *