Abdominoplastia Para Un Vientre Plano

La Abdominoplastia o Lipectomía es una cirugía plástica para reducir el tamaño del abdomen con fines exclusivamente estéticos. En este post le diremos en qué consiste, sus riesgos y beneficios.

La abdominoplastia es una cirugía estética que consiste en la eliminación del exceso de piel y grasa acumulada en la región abdominal. Puede realizarse en conjunto con una liposucción para eliminar la flacidez que acompaña la pérdida súbita de peso y fortalecer la pared abdominal.

Cabe aclarar que la Abdominoplastia NO es un tratamiento contra la obesidad. El paciente ideal es una persona (hombre o mujer) con un sobrepeso menor a 8 kilos sobre su peso normal, es decir, una persona con una figura relativamente buena pero que tiene una acumulación considerable de grasa abdominal que no ha mejorado a pesar de tener una dieta combinada con ejercicio.

Las personas que han disminuido mucho de peso, ya sea por un bypass gástrico, liposuccion, tratamientos médicos con pastillas o después de un parto, situaciones en que la piel queda flácida y un poco deforme también son aptas para una Abdominoplastia.

La Abdominoplastia es una cirugía para la cual se necesita anestesia general. Su duración varía de entre 2 a 6 horas dependiendo de las características del paciente a quien le harán una incisión por encima del vello púbico por la cual el cirujano extirpará el tejido graso y piel excedente del abdomen y cintura además de que fortalecerá los músculos abdominales.

Los cuidados post operatorios empezarán en la clínica donde habrá que permanecer 2 o 3 días, en casa hay que seguir una dieta acompañada de ejercicio leve para que los resultados sean definitivos y utilizar por un mes posterior a la cirugía una faja especial.

La Abdominoplastia es una cirugía que deja una gran satisfacción en el paciente, sin embargo hay que elegir adecuadamente la clínica en que se hará así como un cirujano experto y confiable pues de hacerse en un lugar insalubre o falso (ojo, hay muchos de éstos) se puede correr riesgos como ataques cardiacos, infecciones, hemorragias o daño a órganos internos.

Cuando la Abdominoplastia se lleva a cabo en lugares seguros, se garantiza que los resultados sean óptimos y dejen más que satisfechos a sus pacientes quienes podrán reintegrarse a sus actividades normales en 3 semanas aproximadamente y si continúan con una dieta balanceada y ejercicios, los resultados serán de por vida.
Consulte a su médico para que le recomiende la mejor opción de acuerdo a sus necesidades.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *