Recomendaciones Antes De Una Cirugía Estética

Por muchas razones, es cada vez más frecuente que las personas, sobre todo las mujeres, recurran a la cirugía plástica. Debido al auge que están experimentando esta clase de servicios médicos, presentamos algunas recomendaciones sobre los cuidados que se deben tener al tomar la decisión de someterse a una intervención de este tipo.

Lo más importante es consultar a diferentes especialistas y no irse de inmediato con la primera opción que se presente. Vale la pena tomar referencia y escucharlos atentamente para saber si nos inspiran confianza pero también podemos comparar sus métodos, resultados y costos. Igualmente, nos interesará ver muestras de su trabajo para conocer si, a nuestro juicio, sus intervenciones pueden considerarse exitosas. Esto puede dar una idea de qué esperar del médico y su tratamiento. Para esto se recomienda observar los resultados obtenidos por el médico en la cirugía que buscamos pues muchos médicos cirujanos tienen resultados diferentes en una liposuccion que en una mamoplastia.

Nunca hay que perder de vista que una cirugía de este tipo puede ayudarnos a mejorar algunos aspectos de nuestra apariencia física pero nunca transformará radicalmente nuestras vidas. Es necesario tener muy claro cuál es el resultado que esperamos, así como atender a los especialistas en cuánto a lo que ellos pueden hacer por alcanzar esos resultados. Nunca hay que exigir lo imposible ni buscar cambios drásticos que puedan afectar nuestra salud física o psicológica.

Es común tener amigos o familiares que han pasado ya por algún tipo de cirugía estética. Vale la pena consultar con ellos acerca de los médicos que los han tratado y los resultados que han obtenido. De la misma manera, es conveniente conocer los casos en que han surgido complicaciones de cualquier clase, ya que algunos organismos son menos receptivos a los implantes y otros recursos que se utilizan en estas situaciones. Es mejor conocer los casos reales de primera mano para saber a qué atenernos.

Debemos exigir al cirujano toda la información relacionada con el tipo de intervención que se busca e insistir en que aclare nuestras dudas a nuestra entera satisfacción. Así, es posible realizar una valoración adecuada de los riesgos y ventajas que presentan los distintos métodos y las varias clases de cirugías, dependiendo de la zona y el tratamiento en particular a que se vaya a recurrir.

Después de la intervención, es indispensable y obligatorio seguir las recomendaciones del médico al pie de la letra, de lo contrario nos exponemos a que una mala recuperación se traduzca en una deficiencia en la cicatrización o, peor, la mala colocación de un implante, una infección y tantos otros problemas que pueden derivarse de no tener los cuidados necesarios para recuperarse de una cirugía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *