Lipoescultura O Liposucción ¿Qué Es Mejor?

La obesidad es uno de los problemas de salud que más aquejan a los ciudadanos del mundo, prácticamente sin importar de dónde sean. En algunos países como estados unidos existen niños de 15 años que pesan casi media tonelada debido a una dieta negligente y falta de ejercicio, dos factores que combinados pueden llevar a las personas a reducir su esperanza de vida hasta en un 50 por ciento.

Para muchas mujeres la liposucción es más una cuestión de estética que de salud, sin embargo al acudir al procedimiento, muchas mejoran en su estado de salud y de ánimo, pues todo el peso en grasa que se retira con la liposucción ayuda a liberar presión de las articulaciones, así como aleja los riesgos de sufrir ataques al corazón. En cuanto a la salud emocional, al perder peso muchas mujeres se sienten renovadas y listas para hacer una nueva vida o re hacer la que dejaron en pausa por imposibilidades físicas.

La lipoescultura es un proceso similar, pero no todas las mujeres lo necesitan; se lleva a cabo después de la liposucción y en muchas ocasiones para dar una mejor figura, se utiliza la grasa extraída para dar nueva forma y volumen al cuerpo sustityendo en ocasiones a los implantes de gluteos y senos. Si decimos que no todas las mujeres lo necesitan es porque hay quienes después de la succión quedan con una figura que les satisface, sin embargo muchas piden más.

Tanto para la lipoescultura como para la liposucción, el candidato debe tener un peso normal, esto es no tener muy marcado el sobrepeso y de ser así, se le pedirá que baje algunos kilos previo al procedimiento para que no sea tan riesgoso; también se pide una evaluación psicológica, pues muchas personas acuden a los cirujanos esperando poder resolver problemas de autoestima mucho más profundos con una intervención quirúrgica, de esta manera nunca quedarán satisfechos y pueden acarrear muchos problemas incluso legales para el médico.

Se recomienda que la persona que va a someterse a la cirugía cuente con un buen estado de salud general y que no se hayan sometido a otra cirugía en la zona de la liposucción; generalmente se niega el procedimiento a personas con problemas cardíacos, respiratorios o con obesidad mórbida.

Tanto la lipoescultura como la liposucción son intervenciones destinadas a mejoras la apariencia del cuerpo y si bien es cierto que no siempre van de la mano, muchas mujeres quedan más satisfechas después de la lipoescultura, pues se quitan la grasa de donde no la querían, la ponen en donde va mejor y el autoestima se levanta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *