Recuperando la virginidad

Las mujeres siempre estamos en búsqueda de probar nuevas cosas que nos hagan sentir más jóvenes para vernos mejor, por eso un cambio de look, un nuevo estilo de ropa o alguna dieta en especial son parte de los cambios que vamos implementando día con día. Actualmente hay una nueva tendencia que muchas mujeres están probando se trata de las cirugías íntimas.

Antes esta área estaba reservada para quienes tenían algún padecimiento en su zona íntima y necesitaban arreglarlo porque les impedía realizar sus actividades cotidianas con normalidad. Sin embargo, cada vez son más las mujeres que optan por realizarse alguna intervención para mejorar la apariencia de sus genitales, lo cual las hace sentirse con mayor autoestima y recuperar la satisfacción sexual que tenían cuando eran más jóvenes.

Una de las cirugías más cotizadas y más polémicas es la himenoplastía, que es la reconstrucción del himen, como sabrás este tejido se forma en el cuerpo de la mujer durante su niñez y sirve para protegerla de infecciones, conforme va llegando a la adolescencia se va haciendo más débil e incluso puede romperse si se realizan actividades deportivas intensas con el uso de la bicicleta o en algún accidente. Aunque la mayoría de las ocasiones sólo se rompe cuando la mujer experimenta su primera relación sexual.

Es por ello que esta intervención cada vez es más solicitada, ya que les da a las mujeres la oportunidad de volver a revivir emociones y sensaciones de su juventud. Los especialistas aseguran que el auge de estas intervenciones se debe a que ya se pueden realizar con el uso de tecnología que hace que la recuperación sea muy rápida.
Otras de las intervenciones populares es el rejuvenecimiento vulvar, el cual corrige el funcionamiento de la vagina con el objetivo de recuperar la firmeza, corregir cicatrices de episiotomías y prolapsos.

Por su parte labioplastía vaginal es un procedimiento más enfocado en el tratamiento de problemas médicos como la hipertrofia labial, el cual consiste en tener los labios mayores o menores más grandes de lo normal, pero con esta intervención eso puede solucionarse y las pacientes podrán tener una vida más plena.

Finalmente también está el tensado vaginal, el cual mediante un láser y su efecto térmico se obtiene contracción de fibras de colágeno y mucosa vaginal consiguiendo una tensión vaginal única y con esto una disminución del diámetro y longitud de la vagina.

Las mujeres tienen amplias opciones para verse y sentirse mejor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *