¿Piel Seca? Aquí Unos Tips Para Tratarla

El otoño ha comenzado y con él, los fríos y lluvias vespertinas; en esta temporada le decimos adiós a los días de sol, playa y albercas, así como a los bikinis y ropa de verano. Pero no por dejar de lucir nuestra piel debemos descuidarla, ya que en los meses más fríos la piel puede sentirse dañada, deshidratada y seca, por lo que necesitamos cuidados adecuados para mantener su tersura durante otoño e invierno.
La piel seca es muy fácil de reconocer: luce apagada, rugosa, apenas se notan los poros, se siente áspera y puede descamarse fácilmente; sin embargo no debemos confundir la piel deshidratada con la resequedad. La piel seca es un estado por el que atravesamos en algunos periodos del año y de nuestra vida, mientras que la deshidratación es algo puntual, que sucede cuando la piel está en contacto con el frío, el calor, el sol, los cambios de clima, etc. Cuando la piel se deshidrata, se forman arrugas y granitos antiestéticos.

Es importante conocer la diferencia entre piel seca y piel deshidratada para tratarlas de forma adecuada; el tratamiento adecuado para la piel seca consiste en aplicarnos productos que retengan el agua de la propia piel, las cremas hidratantes nutritivas son excelentes opciones para el día y la noche, así como las cremas reforzadas con vitamina E, ácido hialurónico y colágeno. Si la crema hidratante se absorbe muy rápido, podemos utilizar aceite de aguacate, de argán, de almendras dulces o de coco, que además de tener aromas deliciosos y ser naturales, hidratan la piel y la suavizan.

Al elegir nuestra crema hidratante, lo mejor es buscar una que no tenga color, perfume o alcohol y aplicarla después del baño; respecto a los días en que debemos bañarnos, se recomienda bañarse a diario para mantener hidratada la piel, especialmente si sudamos mucho. Lo que se debe evitar es el uso de zacate, estropajos y productos que lesionen la piel, así como las toallas húmedas: se recomienda el baño con agua tibia, jabón neutro o de bebé y crema sin alcohol.

Al lavar nuestras manos en baños públicos, se recomienda evitar el aire acondicionado, que reseca la piel pues provocan la pérdida de líquido; el aire natural también la propicia, por lo que podemos utilizar guantes, bufanda y chamarra al salir de casa para evitar que nuestra piel se exponga al aire frío.

Otro factor que puede causar resequedad en la piel es el detergente, tanto para ropa como para trastes e incluso los suavizantes de telas pueden causar o empeorar un problema de piel seca, por lo que se recomienda cambiar de marca, usar guantes al lavar o utilizar menos producto.

Si con estos consejos la resequedad no mejora, se recomienda acudir con un dermatólogo para tratar la comezón, ardor o zonas con piel lastimada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *