¿Para Qué Sirve El Lifting?

Una de las cosas que más buscan las personas es verse jóvenes y para lograrlo debe poner especial cuidado en las arrugas que se presentan en la cara, ya que como se sabe muchas veces la cara es en el primer lugar del cuerpo en el que se nota la edad.

Las arrugas en el rostro pueden aparecer desde temprana edad por factores genéticos, ante lo cual muchas personas deciden someterse a una cirugía estética que se especializa en ocultar los signos de envejecimiento del rostro como pueden ser las comúnmente llamadas “patas de gallo” que son las arrugas que salen a lado de los ojos e inclusive la papada. Este procedimiento se llama ritidectomía o lifting facial.

¿En qué consiste este tratamiento?

El lifting facial es una alternativa al botox, consiste en una cirugía estética, que tiene como objetivo tensar la piel que se encuentra en la cara, para de esta manera corregir aquellas partes que ya se encuentren colgadas por la edad o simplemente por la herencia genética (recordemos que hay gente que presenta arrugas a edad más temprana que otra).

La ritidectomía actúa en la barbilla, mejillas, ojos, cuello, nariz y boca, y sirve como remedio para aquellas personas que desean quitarse años de encima, ya que elimina las arrugas; una cantidad considerable de personas que desean terminar con los signos de la edad en el rostro, recurre a este procedimiento quirúrgico, que vale la pena aclarar que no terminará con los signos del paso del tiempo, pero si reducirá notablemente la edad de los individuos, llegando a haber casos en los que se logran disminuir hasta 10 años. Esta cirugía dura un par de horas, por lo que generalmente se aplica anestesia general al paciente, a pesar de que hay casos en los que también se aplica de manera local. Para este procedimiento se requiere la estancia de la persona entre 24 y 48 horas en el hospital para tener los suficientes cuidados para su recuperación. Se lleva a cabo mediante incisiones que se hacen en el cuero cabelludo: exactamente en donde termina la cara y empieza la línea del cabello y hasta las orejas, esto con el fin de que las marcas de la cirugía no se noten después; la finalidad de realizar estos cortes es el de quitar toda la grasa para posteriormente jalar la piel y coserla para lograr la apariencia de piel tersa.
Una vez concluida la cirugía, los vendajes se deberán quitar en un periodo aproximado de 5 días, y es normal que muchas veces la cara luzca pálida o morada, lo cual desaparecerá al mes de realizado el procedimiento. En algunas ocasiones también se llega a presentar cierto adormecimiento, pero este desaparece al igual que las suturas en un periodo breve de tiempo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *